jueves, mayo 30, 2024

TOP 5 ESTA SEMANA

Nuria y la alerta de Estados Unidos sobre cirugías

Ciudadanos estadounidenses están siendo advertidos a evitar viajar a la República Dominicana para someterse a cirugías plásticas a precios reducidos. Esta situación surge en medio de un aumento de muertes en el país relacionadas con intervenciones médicas que han resultado fallidas.

República Dominicana se encuentra entre los países más peligrosos del mundo para someterse a cirugías plásticas, esto por cuanto hay menos regulaciones y más probabilidad de riesgo de infecciones por este tipo de procedimientos estéticos.

Según un estudio realizado por investigadores en Nueva York, casi un centenar de ciudadanos estadounidenses han perdido la vida en la República Dominicana en la última década como resultado de operaciones de cirugía plástica, con la mayoría de los casos ocurriendo en un corto período de tiempo (por lo general dentro de los tres días) después de la intervención quirúrgica.

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos ya habían emitido advertencias similares sobre los peligros de viajar a México para cirugías plásticas, luego de que el año pasado las infecciones causaran la muerte de cuatro personas.

Casi un millón de ciudadanos estadounidenses viajan al extranjero cada año en busca de procedimientos cosméticos, siendo México el destino más popular, seguido de Canadá y otros países como Tailandia, Argentina y la República Dominicana.

Los procedimientos más comunes vinculados a estos trágicos eventos incluyen la liposucción, los levantamientos de glúteos brasileños (BBL) y las abdominoplastias.

El informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) revela un alarmante aumento en el número de muertes relacionadas con cirugías plásticas en la República Dominicana en los últimos años, con un promedio de 13 muertes por año entre 2019 y 2022, en comparación con las 4.1 muertes por año registradas entre 2009 y 2018. Alcanzó un récord de 17 muertes en un año en 2020.

Se han documentado casos impactantes, como el de Sucretta Tolliver y Jesmy Tapia, que fallecieron luego de someterse a procedimientos estéticos en la isla.

De momento, no se puede estimar de manera oficial la cantidad de personas que viajan a República Dominicana para someterse a procedimientos médicos estéticos, sin embargo, es el destino turístico más popular del Caribe, recibiendo unos 2,5 millones de visitantes solo de Estados Unidos, cada año.

Una madre de 51 años falleció durante una cirugía preoperatoria en la República Dominicana en mayo de 2019, en la misma clínica donde se suponía que la rapera Cardi B había sido intervenida anteriormente.

Altagracia Díaz, procedente de Estados Unidos, se sometería a una reducción de senos y a una extracción de líquido acumulado debajo de la piel en Santo Domingo, la capital del país. Sin embargo, sufrió un paro cardíaco durante el preoperatorio y falleció.

Su hija, Yatna Rivera, expresó su angustia al descubrir la situación, denunciando que las autoridades les mintieron al asegurarle que su madre estaba bien mientras estaba rodeada de tubos en el hospital.

Un informe de los CDC reveló que la mayoría de las mujeres que murieron durante procedimientos estéticos en la isla tenían alrededor de 40 años y eran obesas.

Los investigadores contaban con registros médicos de 24 de los 29 pacientes operados entre 2019 y 2020, y encontraron que la liposucción era la cirugía más común entre los fallecidos, seguida por los levantamientos de glúteos brasileños (BBL) y la abdominoplastia.

Once pacientes también se sometieron a cirugías de aumento de senos antes de fallecer, con un promedio de tres días entre la cirugía y la muerte. La mayoría de las muertes estuvieron relacionadas con fenómenos embólicos, donde partículas de grasa bloquean los vasos sanguíneos, aumentando el riesgo de paro cardíaco, especialmente en las BBL.

Los investigadores advirtieron que el número de muertes podría ser mayor, ya que muchas no se habrían reportado a la Embajada de Estados Unidos. Además, no se analizaron las desfiguraciones ni las complicaciones posteriores a la cirugía.

Desde la investigación, el Departamento de Salud de la República Dominicana ha inspeccionado 77 clínicas de cirugía estética para garantizar estándares de seguridad.

Un portavoz de los CDC enfatizó: “Viajar a otro país para recibir atención médica puede ser riesgoso. El riesgo de complicaciones depende del destino, las instalaciones donde se realiza el procedimiento y si el viajero se encuentra en buen estado de salud para el procedimiento”.

Este preocupante panorama destaca la importancia de una mayor supervisión y regulación en las clínicas de cirugía estética en la República Dominicana para proteger la seguridad de los pacientes.

A pesar de los esfuerzos del Departamento de Salud de la República Dominicana por inspeccionar y certificar las clínicas de cirugía estética en la isla, se insta a los viajeros a considerar detenidamente los riesgos antes de optar por cirugías plásticas en el extranjero.

The post Nuria y la alerta de Estados Unidos sobre cirugías first appeared on Diario Al Dia.